martes, 15 de noviembre de 2011

CUADRANDO CÍRCULOS.



El otro día publicaba en este blog una "elucubración" sobre la dificultad de cuadrar círculos. Han pasado unos días de introspección personal y no sé cómo he podido empezar a ver un círculo un poco más cuadrado. A veces, sé que las personas somos demasiado obtusas en ciertos aspectos de nuestras vidas, incluso sabiendo que éstos no nos benefician. Hace una semana me encontré con un problema de "cuadratura" que veía imposible de solucionar, imagino que también por mi mente más dada a las artes que a las ciencias, ya que las matemáticas nunca fueron mi fuerte. Aunque los aspectos estéticos son más libres, éstos chocaban con la seriedad de las matemáticas.

Si separamos un poco las cosas que ocurren o nos influyen, tenemos que aprender a valorar qué nos puede beneficiar e intentar no desterrar estas cosas. No se puede separar la parte cerebral y emocional, porque ambas están conectadas, intentar separarlas puede crear un pequeño cortocircuito en nuestras maravillosas mentes. A veces éstas no están preparadas, pero hay que intentar mover ficha y adecuarse a las nuevas situaciones. Tal como ocurre con la teoría del entrenamiento, cuando se produce una fatiga por un nuevo esfuerzo, nuestro cuerpo se repone, se adapta, y la siguiente vez lo afronta con más facilidad.

La vida puede ser un entrenamiento diario con diferentes esfuerzos, hay que intentar superar los nuevos esfuerzos y enfrentarlos de nuevo con menos fatiga. Hay que adaptarse, porque a veces la vida también es un freeride.

Mientras tanto seguiré intentando construir círculos un poco más cuadrados...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Impossible is nothing...!