miércoles, 7 de septiembre de 2011

SALIENDO DE LA OSCURIDAD.



Desde hace unos días, estoy saliendo de la oscuridad de mi última lesión montando en bici. Hace un mes me rompí el dedo de una mano, en esta semana ya he empezado a poder ir al gym y mañana pillaré mi nueva "old mtb bike" tuneada para andar por la ciudad. Este fin de semana, probaré a montar con mi bici de enduro por los trails del Valle de Benasque, ya que durante el curso escolar estoy desterrado de nuevo en Zaragoza. Ya tengo ganas de ver montañas y de disfrutarlas subido en mi bici y comprobar que la recuperación va bien.

Una de las cosas que más me gusta después de un periodo de inactividad por culpa de una lesión, es comprobar que todo sigue bien y que puedo hacer lo que me gusta. La gente que practica deportes como los nuestros, pienso que tenemos un punto más para aguantar el dolor y para recuperarnos antes de una lesión, ya que nuestros cuerpos buscan de nuevo su ración de adrenalina y placer que produce hacer lo que hacemos. El otro día leí un artículo sobre los "amortales", un término de nuevo cuño que califica a la gente que ya va teniendo una edad y parece que los años no pasan por ellos, tanto por el físico como por lo que realizan o como piensan. Había un test con preguntas para medir el grado de "amortalidad", lo leí y entraba dentro de esta calificación.

¿Soy un "amortal"? No lo sé, pero lo que tengo claro, es que quiero seguir haciendo lo que me gusta durante muchos años, y que mi cuerpo se adapte a los cambios de edad y a las posibles lesiones.

Porque a veces la vida es un freeride...

No hay comentarios: