domingo, 29 de agosto de 2010

RIDE DON'T SLIDE.

Último post desde Whistler, se acabó lo que se daba. Hoy hemos subido pronto al bike park los tres aragoneses en la diáspora freerider, je, je. El día pintaba muy bien, sol, terreno un pelín húmedo en algunas partes, buena temperatura y buenas vibraciones.

La idea de hoy era montar en un par de trails del park e irnos a hacer "Ride don't slide", un trail fuera de la estación bastante cañero. Nos hemos juntado con Bernat y Luis de BCN y después de un par de "Dirt Merchant" hemos subido a la zona de Garbanzo.

Fitzsimmons.

Garbanzo.

Five 10.

Desde Garbanzo hemos tirado por "Freight train" y "No joke" hasta el desvío hacia el pateo de media hora que te deja en "Ride...".

Risas, conversaciones sobre bicis y viajes, paisaje de postal y ganas de darle por última vez a este trail, el mejor fuera de la estación.

Pateo.

Whistler.

Vista.

Ride Don't Slide.

Cuando hemos llegado a la entrada del trail, éste estaba un pelín húmedo por la zona de arriba, cascos, guantes y para abajo. El terreno estaba delicado pero se podía andar a gusto, hemos llegado hasta el tronco marcado con el nombre del trail y ha caído la foto de rigor. Después un poco más de riding y paradita. Aquí hemos mirado un drop y nos hemos preparado para darle, cuando he empezado a pedalear de pronto se me ha partido el manillar... he flipado bastante, aún más sabiendo que si me pasa tres metros más adelante, me comía una "hostia" de las buenas.

Manillar roto.

Manillar tuneado.

El día para mí había terminado a mitad de trail, gracias al ingenio de César, éste me ha tuneado una reparación de urgencia para medio utilizar la bici. El grupo se ha ido ha terminar la bajada y yo entre ir montado y andando he bajado el resto del trail.

Trail.

Hacia casa.

Cuando he llegado a casa a la hora de comer, he preferido no mirar otro manillar, dejar de montar y acordarme de la suerte que he tenido por la mañana. Comer, últimas compras y preparar todo el equipaje.

El día quizá ha terminado antes de lo deseado, pero creo que la suerte esta vez me ha acompañado. No se me queda mal sabor de boca por el día de hoy, ya que recuerdo todos los buenos momentos montando en Whistler durante todo el verano, que han sido muchos.

I'll be back!

2 comentarios:

Luis dijo...

Te ha tocado la lotería con lo de que se te haya roto ese manillar en ese instante, y no poco después. Ha sido un día grande para ti, tío...

Anónimo dijo...

Me ha gustado lo del manillar tuneado!!
Veo que has pasado unas vacaciones geniales, y ahora lo que toca, ...la vuelta al cole ( nunca mejor dicho ).
Tengo a Javi animadillo con lo de las bicis,aunque sin tiempo.
Nos vemos??

Besicos, Yolanda.