lunes, 17 de mayo de 2010

FREERIDE Y ROCK'N'ROLL: PARTE 1.

¡Gran fin de semana de freeride en el Valle de Benasque! un día en la nieve, otro bajando trails con las bicis.

Todo empezó a fraguarse el viernes tomando unas birras en el bar local de Benasque, Hot Chilli Grill, lugar de reunión de muchos amigos. Allí nos juntamos unos cuantos, había que decidir que hacer el sábado por la mañana. Había gante que quería ir el domingo a Maladetas, el sábado daban mal tiempo. Yo apunté que estaría bien hacer algo por el pico Gallinero, había caído mucha nieve en el sector Ampriú de Cerler, y allí podría estar mejor el tiempo.

Al final nos apuntamos Manu, Lucas y yo a subir con skis y splitboards, no madrugamos en exceso a las nueve de la mañana estábamos en el parking del Ampriú con una vista increíble para ser 15 de mayo, el Gallinero, Cibollés y Basibé estaban a tope de nieve. La mañana era fría y borrasqueaba de norte, algo de viento y nevisqueaba a ratos con bastantes claros de sol.

Ampriú.

Pieles, música en mi ipod y para arriba, la idea era subir a Gallinero e intentar hacer algo en Cibollés. La nieve en cotas bajas estaba un poco costra, hacia más arriba sabíamos que empezaba a ponerse mejor con zonas con polvo.

Yo. Foto: Manu Tajada.

Forquetas de Basibé.

Mientras subíamos, nos quedábamos maravillados de como estaba toda la montaña de nevada, parecía que estábamos en febrero en vez de mayo.

Lucas y Manu.

Lucas y yo "spliteando". Foto: Manu Tajada.

Splitboard.

Chino-chano, para arriba, el subir con una splitboard hace que vayas más descansado, la espalda no sufre tanto por tener que llevar el snowboard fijado a una mochila. En cuanto le pillas el truco, "splitear" es tan "fácil" como subir con skis de travesía... pero con algunos "peros".

Lucas y Manu con nieve polvo.

A mitad de la pista que sube al Gallinero, había zonas con nieve acumulada que nos hacían sonreir con la bajada, todo indicaba que íbamos a Cibollés.

Recuerdo que mientras subíamos en una breve parada comenté que me gustaba disfrutar de momentos como aquel con amigos que sentían lo mismo que yo, que tenían diferentes proyectos vitales, profesionales o deportivos... pero que siempre volvían al Valle de Benasque para disfrutar de él y compartir momentos de sensaciones con gente que buscaban lo mismo... Manu me plantó un beso en la mejilla agradeciendo mis elucubraciones (a ver si el próximo beso me lo suelta un "chavalica", je, je...).

Transición de splitboard a snowboard, Lucas.

Una vez arriba del Gallinero, la idea era hacer la transición de splitboard a snowboard, cargas tablas a la espalda y subir por la cresta de Cibollés. Pero empezó a arreciar el viento de Norte, hubo una media hora infernal que nos pilló en medio de la transición y en la diagonal para acercarnos a la cresta de Cibollés. Lucas decidió tirar para la Canal Amplia y nos esperaría por allí, Manu y yo nos dirigimos por la cresta hacia Cibollés para intentar subir hasta la pala que lleva al primer gasex que controla los aludes de esta zona.

Zona de bajada.

Al final, tras pasarlas un poco mal por el viento conseguimos acercarnos a nuestro objetivo, el viento paro un poco, aprovechamos la ventana de sol y para abajo. Nieve un poco venteada, polvo costra que se dejaba bajar bastante bien, primeros giros y alegría en nuestras caras. Enganchamos a Lucas y sin parar hasta el llano del Ampriú.

Tres tíos contentos.

Llegamos abajo con muy buenas sensaciones, habíamos pasado el día entre colegas, disfrutando de la montaña y haciendo una nueva bajada en nuestro jardín de juegos que es Cerler. Yo manifesté mi cansancio por un incipiente resfriado que arrastraba desde la noche anterior, lo que dificultaba mi compromiso de subir a Maladetas al día siguiente, como mucho algo de bici.

Durante toda la mañana estuve escuchando en mi ipod a Band of Horses, M83 y Nirvana, la música siempre me ayuda cuando subo montañas.

Freeride y rock'n'roll!!

No hay comentarios: