lunes, 8 de febrero de 2010

NIEVE, RISAS Y AMIGOS: PARTE 2.

Hacia Cibollés con crampones.

Después del buen día de montaña que pasamos el sábado, para el domingo, quedamos el Pons y yo para hacer el Pico Cibollés en Cerler y buscar algo de polvo en la estación. Cuando vimos el día que hacía, pensamos que había que haber cambiado este día por el de ayer. Hacía frío y el cielo estaba despejado... pero la vida es un freeride, nunca se sabe a donde nos llevará.

En la cornisa hacia Cibollés.

Subimos con la calma por el telesilla Gallinero, paramos un momento a charlar con los pisters. Recordamos a Vanessa Adisson, que había fallecido en una avalancha esta semana en el valle de Boí, esa tarde se celebraba en la población de Sos una despedida por parte de sus amigos y familia, para esparcer sus cenizas al viento y recordar su pasión por las montañas del Pirineo.

Félix observando posibles líneas.

Para "calentar" hicimos una bajada por una parte que había "bicheado" Félix, justo debajo de la silla del Gallinero... mala idea, la montaña estaba dura, dura. Sin embargo, después de esta experiencia y observar que había una nieve muy cambiante, decidimos patear hasta el pico Cibollés. Nos tuvimos que poner los crampones en cuanto nos quitamos las tablas para andar, la cornisa que lleva hasta el Cibollés estaba bastante dura.

En el vértice geodésico del Pico Cibollés, 2.730mts.

Félix Pons, ¡el rey de la montaña!

Llegamos al pico, descansamos un poco, un charrada sobre el snowboard, la montaña y las chicas... comimos algo y a mirar por donde bajábamos. La montaña estaba bastante dura en el primer tercio de la bajada, hubo que hacer unos cuantos derrapes de puntas y talones, a mí el piolet no me hubiera sobrado... Al final, pillamos algo de polvo compactado y pendiente, de aquí nos abrimos hacia la Canal.

Macizo del Aneto desde Cibollés.

Últimos giros en la Canal.

El día nos deparó una sorpresa final, después de hacer snowboard de montaña y poner al día nuestro riding en nieves duras, nos dirigimos a la zona de la Olla. Aquí encontramos un par de líneas de polvo justo debajo de la silla del Amor, además de una zona de cortados para dar unos salto a gusto. Visto y hecho.

Zona de drops en la Olla.

Los dos José Félix.

La sesión la terminamos en el restaurante del Molino, canelones y conejo guisado, acompañados de los recuerdos de un buen fin de semana de snowboard y montaña. ¿Qué no había polvo en Cerler? ¿Quién lo ha dicho?

Una vez más nos acordamos de los que no están esta temporada por aquí, Ferrán, se te echa de menos.

El finde que viene estaré por Ordino, Andorra, preparando una nueva edición de El Dorado Freeride.

¡Seguir ripando, aunque sea en la web!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola! Cuanto tiempo...unos cuantos años ya.
Soy Rafa Vilalta (zgz), muy guapo el blog.
Veo que sigues dándole a tope, y que estas totalmente afincado por Benasque. Yo como siempre por el valle del Aragon.
El fin de semana que viene estaré por benasque, igual podíamos hacer unas bajadillas...y recordar viejos tiempos
Cuidate!