jueves, 19 de noviembre de 2009

TRES COSAS BUENAS.

Esta tarde he asistido a una de las ponencias de un curso de formación de maestros que llevo realizando desde hace unas semanas. La verdad es que el tema a tratar ha estado bien, nos han hablado de la Psicología Positiva y de la Inteligencia Emocional, ambas cosas muy ligadas a un movimiento de renovación en la Psicología. Durante la charla, nos han propuesto hacer una serie de ejercicios para poner en marcha nuestras emociones y así trabajar esta parte de la inteligencia. Uno de ellos consistía en anotar en un papel tres cosas buenas que nos hubieran pasado hoy, algo que se debería hacer en un diario todos los días para así ejercitar nuestra inteligencia emocional.

Aprovechando que tengo este diario electrónico, voy a hacer un ejercicio de memoria a través de tres fotos que capturaron tres momentos que me hacen recordar tres buenas vivencias.


La primera de ellas tuvo lugar en Cerler en febrero de 1996, fue en mi primera temporada completa en la nieve, después de haber acabado mi carrera universitaria. Recuerdo que ese mes nevó mucho y los días de sol fueron pocos, el día de la foto fue un viernes, había poca gente en la estación. Mi hermano se quedó durmiendo en Benasque y yo subí pronto a la estación que estaba medio enterrada en nieve y con la mitad de los remontes abiertos. Pronto me encontré a Joselo un amigo y rider de Binaced, nos fuimos a la zona de Sarrau, la "petamos" entera nosotros solos durante toda la mañana. Al final de ésta, aprovechamos para hacer unas fotos. La foto que os muestro es de esa sesión que siempre recuerdo con una sonrisa en la cara, después he tenido muchos días parecidos a éste en las mismas palas de Sarrau, pero siempre recuerdo con felicidad aquel día tan lejano en la temporada '95-'96.


La segunda foto refleja uno de los innumerables momentos de diversión que pasé la temporada '98-'99 en Cerler. Fue mi primer año en la Escuela Radical Snowboard como profesor, donde compartí muchos días de snowboard con mis compañeros Ferrán Balseiro y Joseba Delicado. También fue la temporada de los mortales, nos pegábamos todo el día haciendo este truco en sus diversas variaciones: de indy, backside, "corkeado", a 180,... Joseba siempre me decía que cambiara a otros trucos y que dejara apartado este.

En la actualidad, es un truco que se ve mucho en pelis de snowboard, con un cierto aire old school. También recuerdo que en el mismo lugar de la foto, me hice un enorme "back flip" hace varias temporadas, en el 2006 en mi primer curso como maestro de EF. Trabajaba menos horas en un colegio de Monzón, y tenía un par de mañanas que me podía escapar a pistas a andar en snowboard. Esa temporada hubo nieve, mientras muchos colegas estaban por la estación dando clases, yo andaba solo por la estación. Hubo una mañana que pasé donde se hizo esta foto y tiré con ganas hacia el salto natural que allí se forma, aún tengo la sensación de la nieve polvo bajo mis pies justo antes de tomar aire y ponerme boca abajo, y como aterricé suavemente en la recepción del salto. Fue un momento muy feliz, porque hice una acrobacia que me encantaba en el pasado, que no solía hacer ya y que no hice para nadie, sino para mí. La soledad del rider la sentí en aquel momento, pero con alegría. Fue mi momento.


La última foto refleja el momento antes de... bajar por una de las palas de freeride de la zona de Cibollés en Cerler. La foto la hice a principios de noviembre pasado, hay que subir por la cornisa de Cibollés para llegar hasta el lugar de la foto. Ese día, que fue sábado, me junté con mi amigo Ferrán y subimos andando desde Ampriú (1900mts) hasta la zona de Cibollés (2700mts). Había un montón de nieve y no pensábamos bajar desde la zona hasta la que ascendimos en esa época del año. Cuando hice la foto estaba muy contento y con la adrenalina a punto de descargar, porque sabía lo que me esperaba en cuanto guardara mi cámara digital, 900mts de desnivel de nieve polvo sin tocar para compartir con uno de mis buenos amigos. Cuando miro de vez en cuando esta foto, la felicidad me envuelve por un momento, pues me acerca a una de las vistas más bellas que tengo grabadas en mi memoria y que se pueden ver desde Cerler, el Aneto y las Maladetas.

Y nada más, espero poder seguir recordando muchos buenos momentos como estos que tantas cosas buenas me han dado en mi vida como persona y deportista. Ya que a veces... "la vida es un freeride o es un freeride la vida".

+Info sobre la Psicología Positiva en:

No hay comentarios: